LITERATURA DOMINICANA

Publicado en por gds-service

Le invitamos a leer nuestras páginas de:

Pedro Mir, José Joaquin Pérez, Gastón Fernando Deligne, Federico Bermudez, Miguel Rodríguez Orlaus, Pedro Henríquez Ureña, Manuel de Js. Galvan, Salome Ureña, Juan Bosch y Joaquin Balaguer

Literatura Precolombina

Los indios que habitaban nuestra isla antes del descubrimiento no tenían escritura, por lo cual era una sociedad ágrafa. La literatura era oral y se transmitía de generación en generación. Los areítos eran poemas que se recitaban al ritmo de la música. Estas celebraciones eran de carácter ceremonial, de alabanza o de celebración de triunfos religiosos.

Poesía Popular Dominicana

En la poesía popular dominicana abundaron los decimeros quienes escribían letras para los desafíos amorosos, la sátira, la poesía grotesca, política, cómica y religiosa. El más grande poeta dominicano es Juan Antonio Alix. Nació en Moca en 1833. Durante su vida vendió en la plaza de Santiago de los Caballeros sus décimas. Murió en 1918. Sus obras más destacadas son:”El negro detrás de la oreja“y”El follón de Yamasá“.

Literatura de Independencia

En el periodo de independencia surgen los primeros periódicos y entre 1795-1800 se introduce la imprenta en nuestro país. El primer documento impreso en nuestro país fue una novena a la virgen de la Altagracia. José Núñez de Cáceres fue el primero en utilizar la literatura como arma de denuncia social y política. Nació en 1772 en Santo Domingo.

Fue rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo y director del periódico El Duende. Proclamó la primera independencia, la Independencia Efímera pues fracaso. Escribió doce fábulas, entre algunas de ellas:”El conejo, los corderos y el pastor“,”El lobo y la raposa“,”La araña y el águila“y”El abejarrón y la abeja“.

Firmaba estas con el pseudónimo de”el fabulista principiante“, por esto y por sus obras se le atribuye el merito de ser el primer fabulista criollo. Murió desterrado en México en 1846. Juan Pablo Duarte (1813-1876) escribió poesía no para ser publicada y lamentablemente gran parte de su obra desapareció en el exilio. Se conserva un romance en el que se describe la partida al destierro forzado por Pedro Santana en 1844, este recibe el nombre de”La cartera del proscrito“. Además escribió otros poemas como”Suplica“,”Desconsuelo“,”Antífona“y en prosa escribió”El proyecto de la constitución.“

Literatura de Restauración

Los literatos de este periodo están marcados por la inestabilidad política; golpes de estado, guerras civiles y la intervención norteamericana. José Joaquín Pérez nació en Santo Domingo en 1845. Fue periodista y ocupo altos cargos gubernamentales. Se puede decir por su recorrido, dedicación y manejo del lenguaje que es el primer poeta dominicano. Su obra más importante es”Fantasías indígenas“una obra formada por una serie de poemas que exponen la situación de los indígenas en el periodo del descubrimiento.”La industria agrícola“,”La lira de José Joaquín Pérez“,”Contornos y Relieves “y” Versiones del poeta Tomás Moore“, son algunas de sus obras. Muere en Santo Domingo en 1900. La gran precursora de la poesía y del magisterio fue Salomé Ureña.

Nació en 1850 en Santo Domingo y murió en esta misma ciudad en 1897. Fundó en 1887 el Instituto de Señoritas y sus obras mas destacadas son”Poesías Completas“. Para completar a los tres poetas clásicos tenemos a Gastón Fernando Deligne. Su obra poética es una mezcla del modernismo y del romantismo. Sus obras son:”Soledad“,”Galaripsos“,”Romances de la hispaniola“y”Páginas olvidadas“. Nació en Santo Domingo en 1861 y murió en 1913 en San Pedro de Macorís.

Historiadores

En la literatura dominicana hay historiadores de renombre, el Padre de la Historia Nacional es José Gabriel García, su gran obra ”Historia de Santo Domingo“ es un gran recuento de los hechos históricos desde el descubrimiento hasta la restauración. Otro gran historiador es Gregorio Luperón (1839-1897) su obra ”Notas Biográficas“ es una prosa tosca y primitiva con un lenguaje burdo en el cual Luperón describe los acontecimientos de la restauración.

Ensayistas

En este grupo podemos destacar a muchos personajes, los más renombrados son Eugenio María de Hostos, Pedro Henríquez Ureña, Joaquín Balaguer, Max Henríquez Ureña y Juan Isidro Jiménez.

Eugenio María de Hostos fue el gran precursor del ensayo nacional. Nació en 1839 en Puerto Rico y murió en 1903 en Santo Domingo. Algunas de sus obras son: ”Moral social, ensayos,“ ”Críticas a Hamlet y Plácido“ y ”La peregrinación de Bayoán.“

El más alto literato de la República Dominicana es Pedro Henríquez Ureña. Nace en Santo Domingo en 1884 y muere en Argentina en 1946. Fue un gran escritor, maestro y crítico. Dominó todas las caras de la literatura con excepción de la poesía. Tiene muchas obras, las más importantes son: ”El español en Santo Domingo," ”Obra crítica," ”Corrientes literarias en América Latina,“ entre otras.

Joaquín Balaguer además de sus ya conocidas habilidades políticas es un gran ensayista, crítico, poeta e historiador. Nació en Navarrete en 1907. Sus obras son: Salmos Paganos, Claro de Luna, Tebaida Lírica, La Cruz de Cristal, Azul en los Charcos, Memorias de un cortesano de la Era de Trujillo, Letras Dominicanas, Los Próceres escritores, Semblanzas literarias, Literatura Dominicana, Colón Precursor literario.

Una figura muy sobresaliente es Max Henríquez Ureña (1885-1968), quien escribía bajo el pseudónimo Hatuey. ”Ánforas“ y ”Los Yanquis en Santo Domingo,“ son algunas de sus obras.

Juan Isidro Jiménez es uno de los escritores dominicanos más polémicos, debido a enfrentamiento a lo tradicional y a su nueva visión y perspectiva. Algunos de sus títulos son: ”Una Gestapo en América,“ ”Crítica a la rebelión de las masas,“ ”Un escritor dominado por los fantasmas“ y ”El ser y el debe ser del escritor“.

Poesía Moderna & Contemporánea

Los poetas modernos son aquellos que permanecen fieles a lo tradicional. El poeta dominicano más simbólico dentro del modernismo es Fabio Fiallo.

Fabio nació en Santo Domingo en 1866 y murió en esta misma cuidad en 1942. Sus escritos son galantes, sentimentales y en los cuales se ve una gran semejanza con la obra de Gustavo Adolfo Bécquer. Obras: ”Primavera Sentimental," ”Cantaba el Ruiseñor," ”La Canción de Vida," ”Cuentos Frágiles“ y ”Cantaba el Ruiseñor.“

Es conocido por el nombre de ”EL poeta Patriótico“por su participación en un movimiento armado en contra de la ocupación Norteamérica.                                                                                      

La Poesía Contemporánea Dominicana cuenta con movimientos literarios muy importantes. Estos movimientos son el Postumismo y la Poesía Sorprendida.

El Postumismo

Es un movimiento literario en el que se abandona la rima, se desordena el ritmo y las ideas se expresan de igual forma que se producen en la mente del escritor. Se podría definir como una comunicación simple, honesta y poco rebuscada. Este movimiento surge como un arma de denuncia y reproche social ante la ocupación norteamericana. Los postumistas se unieron entorno a Domingo Moreno Jiménez, y publicaban sus ideas en la revista”El Día Estético.“

El personaje de mayor importancia en este movimiento es Moreno Jiménez. Este nació en 1894 en Santo Domingo. Este poeta de verso libre es quien tiene una mayor obra, más de cincuenta títulos, algunos de ellos son: ”Promesas," ”Poemas de la hija reintegrada," ”Mi vieja se muere,“ y ”Palabras en el agua.“

La Poesía Sorprendida: surge en Santo Domingo en octubre de 1943, con la publicación de la revista literaria ”La Poesía Sorprendida“ la revista aparece en plena tiranía de Trujillo el cual no permitía la libertad de expresión. La filosofía de este movimiento era: ”estamos por una poesía nacional nutrida en lo universal, única forma de ser propia; con lo clásico de ayer, de hoy, de mañana, con la creación sin límites, sin fronteras y permanente; y con el mundo misterioso del hombre universal, secreto, solitario e íntimo, creador siempre.“

Los poetas que se destacan en la Poesía Sorprendida son Franklin Mieses Burgos, Aída Cartagena Portalatin y Antonio Fernández.

Los Independientes del Cuarenta -

Los cuatro poetas conocidos bajo este nombre son: Manuel del Cabral, Tomás Hernández Franco, Héctor Incháustegui y Pedro Mir. El nombre se debe a que los cuatro tienen muchas cosas en común, son escritores de la década del cuarenta, gustan del verso libre y tratan temas nacionalistas.

De los cuatro destacaremos a Pedro Mir, uno de nuestro poetas más conocidos. Nació en San Pedro de Macorís en 1913. Vivió en el exilio donde escribió ”Viaje a la Muchedumbre.“ Como historiador publicó ”El gran Incendio“ y ”Los Fundamentos de la Doctrina Monroe.“

Narrativa

En este tipo de literatura destacamos a Cesar Nicolás Penson y Juan Bosch. Cesar Nicolás Penson (1855-1901) nació y murió en Santo Domingo. Fue uno de los primeros en tratar temas folklóricos. Su obra más importante es ”Cosas Añejas“ que es un conjunto de tradiciones y leyendas. Nuestro gran maestro y clásico del cuento es sin duda alguna es Juan Bosch. La ciudad de La Vega le vio nacer en 1909. Sus obras están marcadas por los últimos movimientos universales. Algunas de sus obras que lo hicieron famoso son: ”La Mañosa," ”El Oro y la Paz“ y ”Cuentos Escritos en el Exilio."

Novelas

La obra ”Enriquillo“ (1876) consolido para la eternidad a Manuel de Jesús Galván como uno de los mejores novelistas dominicanos, no en vano se le llamó el Príncipe de las letras dominicanas. La obra ”Enriquillo“ es la primera narración criolla, ella se desarrolla en el contexto del Santo Domingo de los tiempos de la colonia.


En su libro La noción del período en la historia dominicana (1981), el poeta y novelista Pedro Mir (1913 - 2000), quien es una presencia permanente en las letras dominicanas, fecha el inicio del reconocimiento de la nacionalidad dominicana a partir del siglo 17.

A comienzos del siglo 17, en el año de 1605. el Gobernador Antonio Osorio erradicó el contrabando que constituía el ingreso primordial de la isla de La Española incendiando la región costera. El fuego se propagó y como consecuencia de la devastación que produjo, destruyó casi íntegramente la actividad intelectual y comercial de la isla. España pierde interés en la colonia y, en el año de 1672 permite que Francia estableciera una colonia en la parte oeste de la isla, con el nombre Saint Domingue.

         El progreso económico de esta colonia francesa es de tal magnitud que entre los años de 1683 y 1789 - año en que comienza la Revolución francesa - tiene 800 ingenios azucareros, 3,000 siembras de café y 800 de algodón; empleaba 1,000 barcos, 15,000 marinos y era el primer productor de azúcar del mundo. Las estadísticas poblacionales también son muy interesantes: vivían en la colonia 40,000 blancos propietarios y funcionarios gubernamentales, 28,000 mulatos y negros libertos dueños de una tercera parte de la tierra y de una cuarta parte de los bienes y, alrededor de 450,000 esclavos.

        Cuando Toussant Louverture inicia el proceso de independencia como general triunfante en 1798 y en 1801 se convierte en el gobernador de la colonia con derecho a nombrar a su sucesor y termina con la esclavitud, no declara la independencia de Francia.  Bonaparte no acepta el reclamo de la libertad de los esclavos y envía al General Leclerc con una tropa de 50,000 soldados para terminar con Louverture. Lo toman preso y muere preso en Europa. Mientras tanto, la fiebre amarilla liquida el ejército de Leclerc, quien capitula en 1803. En 1804, Saint Domingue se convierte en Haití - nombre indígena- , primera república de América y uno de los generales de Louverture, Dessalines, se proclama emperador.

      Los sucesos de la vecina colonia tienen efectos muy graves en La Española. Muchos dominicanos emigran y los que se quedan proclaman la independencia de España en el año de 1822. Haití procede a invadir y ocupa el territorio nacional hasta 1844. Esta ocupación es el origen del resentimiento que hasta el día de hoy siente y expresa el pueblo dominicano para con Haití; repudio íntimamente ligado al prejuicio racial que existe en la República Dominicana. Luego de la ocupación haitiana, entre los años de 1861-1864, algunos sectores dominicanos favorecieron el retorno a la condición colonial bajo España.

        Esta trayectoria política en la que el país en más sujeto que objeto de la historia, limita las transformaciones sociales en el país y tiene consecuencias en todos los aspectos de la vida. La historia literaria dominicana está muy entrelazada con la historia de la independencia del país, invasiones y gobiernos dictatoriales y se identifica con reformas políticas y sociales y los autores abrazan estos ideales en periodos de opresión política.

       

La existencia de hombres de letras y de estado es un fenómeno común en Latino América hasta el día de hoy. En el caso de la República Dominicana baste nombrar a Juan Bosch (1909 - 2001), cuentista, ensayista, historiador y Presidente electo en 1961 luego de haber vivido en el exilio político durante décadas.

      La historia literaria dominicana languideció durante los siglos 17 y 18. Es en el siglo 19, en el año de 1838, durante la ocupación haitiana que Juan Pablo Duarte inicia un grupo literario que promovía una literatura nacional, el cual era a la par una organización política que promovía la independencia de Haití. Duarte redacta el primer intento de Constitución además de escribir versos patrióticos. La generación que le sigue es un grupo de poetas patrióticos y la poesía será el género más cultivado durante el siglo 19.

      Salomé Ureña Henríquez (1850-1897) es una figura importante porque fundó con el puertorriqueño, Eugenio María de Hostos la primera Escuela Normal para Mujeres en la República Dominicana.

       La novela más importante que se produce en este periodo de consolidación nacional es Enriquillo, leyenda histórica dominicana (1882) escrita por Manuel de Jesús Galván (1834 -1910). Gracias a esta leyenda nace el mito de una nación mestiza de indios y blancos. Es con este texto que se excluye al negro de la épica nacional.

       A esta etapa sigue una larga serie de guerras civiles y la dictadura de Ulises Hereaux (Litís), la cual finalizó con la intervención- invasión norteamericana de 1916. Las fuerzas de ocupación dejan a Rafael Leonidas Trujillo Molina a cargo de salvaguardar la estabilidad del país, lo cual hizo hasta que se convirtió en presidente en 1930, y dictador hasta su asesinato en 1961, más de 30 años. Trujillo representó un muro de contención para la literatura dominicana; los críticos e historiadores de la literatura dominicana señalan que ésta se puede dividir en antes y después de Trujillo. Con la muerte de Trujillo en 1961 algunos escritores regresan al país. Sin embargo, la recuperación de la vida política caracterizada por el resurgimiento de los partidos políticos limitó la producción literaria.

       Juan Bosch fue electo democráticamente a la Presidencia en 1961, un golpe de estado de derechas lo derrocó en 1963 convirtiendo a Joaquín Balaguer en presidente. En un intento de devolver a Juan Bosch a la presidencia de la República, en abril de 1965, se suscitó una revolución que culminó con la intervención militar norteamericana. Balaguer regresa al poder en 1965; es presidente durante los 12 años siguientes. Octogenario y ciego, Balaguer regresa a la Presidencia del país y muere finalmente en el 2002.

       A partir de 1965 se produce un "boom" en la literatura dominicana que se caracteriza por un fuerte contenido de reivindicación social. En la década de los '70, las mujeres comienzan a tener un mayor grado de presencia en las letras dominicanas. Las escritoras se cuestionan el status de la mujer como objeto en relaciones de dependencia, así también se comienza a cuestionar el racismo.

      

 En 1994, la escritora dominicana, Julia Alvarez, quien reside en los Estados Unidos desde su infancia, escribió una obra de ficción basada en los hechos históricos que condujeron al asesinato de las hermanas Mirabal, En el tiempo de las mariposas. 

Comentar este post